Dios no se queda con nada

Dios no se queda con nada. Predicación Ministerios Elyon.
Dios no se queda con nada


Mat 25:19 »Mucho tiempo después, el hombre que se había ido de viaje regresó, y quiso arreglar cuentas con sus empleados. Mat 25:20 Llegó el que había recibido cinco mil monedas, se las entregó junto con otras cinco mil y le dijo: “Señor, usted me dio cinco mil monedas, y aquí tiene otras cinco mil que yo gané.” Mat 25:28 »Entonces el hombre dijo a sus ayudantes: “Quítenle a este las mil monedas, y dénselas al que tiene diez mil. Mat 25:29 Porque al que tiene mucho se le dará más, y le sobrará; pero al que no tiene nada, hasta lo poco que tiene se le quitará. BLS

Quise tomar estos versículos de la parábola de los talentos, para demostrarte que Dios, cuando, nos envía a cumplir nuestro ministerio, él nos dota, para que podamos. Nos da la capacidad para esforzarnos, pero sobre todo nos permite disfrutar, nosotros de lo que es de Él, simplemente porque nosotros lo trabajamos bien. Estos dos primeros versículos dicen que el trabajador le entrego los cinco mil más los cinco mil que gano todo se lo entrego a su amo. Pero en los otros dos versículos dice el amo que los mil del siervo malo se lo entreguen al que tiene diez mil ¿Cómo está eso, si el sirviente le dio el dinero a su amo y ahora dice que se lo entreguen al que tiene diez mil? ¿A qué hora el amo le entrego de nuevo el dinero? La respuesta es sencilla cuando el amo le dice al siervo: "vamos a celebrarlo" o como dice la versión 60 "entra al gozo de tu señor", es una invitación de estar en su reino, es una invitación donde Dios no solo te permite estar dentro, sino también de lo que hay dentro y por eso, aunque el siervo le haya entregado el dinero a su amo, en el momento de entrar al gozo, se dio cuenta el siervo que trabajo para sí mismo, porque el amo tenía un cofre con su nombre y ahí metió el dinero (esto no está en la biblia, pero es una forma de explicarte metafóricamente lo que Dios hace con nosotros) y después metió el dinero del siervo malo. Esto quiere decir que cuando tu trabajas para el reino, desempeñas, tu ministerio, no solo ganas un lugar dentro del reino, sino también el disfrutar de lo que has ganado para el reino (y no solo lo económico, sino todo lo que hagas para Dios, simplemente lo estás haciendo también para ti) por eso la biblia dice, que lo que el hombre siembra eso cosecha y que si buscamos su reino, el añadirá lo demás sin que se lo pidamos. Dtb.

871 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo