Arrepentimiento, Clave para alcanzar Misericordia


Arrepentimiento, clase para alcanzar Misericordia. Predicación Ministerios Elyon
Arrepentimiento, clave para alcanzar Misericordia

Jon 3:4 Jonás entró en la ciudad, y durante todo un día estuvo anunciando: «¡Dentro de cuarenta días Dios va a destruir esta ciudad!»

Jon 3:5 Entonces toda la gente de Nínive dejó de hacer lo malo y decidió obedecer sólo a Dios. Y como querían demostrar que deseaban cambiar su manera de vivir, se pusieron ropa de tela áspera y ayunaron. Todos ellos, desde el más rico hasta el más pobre, no comieron nada ese día.

Jon 3:6 Cuando el rey de Nínive supo esto, se levantó de su trono. Luego se quitó sus ropas finas, se puso ropas ásperas, y se sentó en el suelo. Todo esto lo hizo en señal de humildad ante Dios. Jon 3:7 De inmediato el rey envió un anuncio a toda la gente de Nínive: «Esta es una orden del rey y de sus ministros: Que nadie coma nada. Se prohíbe que la gente, las vacas y las ovejas coman o beban. Jon 3:8 Todo el mundo está obligado a ponerse ropas ásperas, y deberán cubrir los animales con mantas ásperas.

»Además, les pedimos a todos ustedes que oren a Dios con todas sus fuerzas, que dejen de hacer lo malo, y que ya no se peleen ni maltraten a nadie. Jon 3:9 Si dejamos de hacer lo malo, tal vez a Dios se le pase el enojo, y no nos destruirá».

Jon 3:10 Y al ver que toda la gente de Nínive dejó de hacer lo malo, Dios decidió no destruirlos. BLS


La ciudad de Nínive, fue una ciudad muy mala, una ciudad, donde se movía el pecado con toda libertad, pero sobre todo era un pueblo enemigo del pueblo de Dios y que siempre que los atacaba lo hacían con crueldad. Ese pecado llego hasta la presencia de Dios y Dios decide destruirla. Pero Dios tiene un plan de salvación, enviar a su profeta, a anunciarles que su ciudad seria destruida. Vemos en estos versículos, como el arrepentimiento llega a los corazones de los ninivitas, de tal manera que hasta los animales ayunaron y se humillaron ante Dios. Provocando así un cambio en la decisión de Dios. Y Dios decide finalmente perdonarlos. Hoy en día el pecado de igual manera en nuestro país ha llegado a tal magnitud, que si estuviéramos en tiempos de Nínive, ya nos hubieran destruido. Pero así como en aquel tiempo, hoy Dios tiene un plan de salvación para nosotros y así evitar irnos al infierno. Ese plan de salvación se culminó hace 2000 años con la crucifixión de Jesucristo para morir por nuestros pecados y resucitar al tercer día para darnos vida eterna y perdonar nuestros pecados.

Y estas nuevas de salvación son predicadas por todo el mundo a través de aquellos que ya han tenido un encuentro personal con Jesucristo, solo necesitas una cosa para alcanzar el perdón: arrepentimiento.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo